miércoles, 7 de junio de 2017

...

Escribir me hace libre. Es lo único a lo que me agarro en este momento. Voy bien, pues. Porque de lo que se trata es de respirar el ahora. Esnifarlo. En este momento no hay dolor ni dudas. Esta mañana me han invitado a un trozo de bizcocho casero para acompañar el café.  Guai. Mientras, leía que Isabel Allende se ha vuelto a enamorar. A sus 75 años, ella, que se creía ya sola para siempre en una casita en California con su perro, se ha liado con un señor de Nueva York que se lo ha currado. Dice que le escribía e-mails diarios de buenos días y de buenas noches. Y que le enviaba flores. Dichosa Isabel, Allende los mares, que confía y arriesga.  Luego he estado leyendo sobre el ego y la mente y la iluminación. He intentado entender las instrucciones para eliminar el dolor y el derroche mental de la vida diaria. He entendido poco. Porque para entender todo eso hay que utilizar la mente. Total que sí he concluido que todos los problemas de relación (de pareja o sociales o familiares en general) tienen su origen y solución en una misma. Eso sí lo he entendido. Por eso una puede subirse en el columpio de una relación para acabar siempre en el mismo charco. Es normal. Relax, my friend. Be water, como decía aquel. Esa es la única manera de superar los dolores y cabreos. ¿Será que la típica (aparentemente) pasota es aquella que ha entendido cómo vivir desde el Ser y no desde el Ego? También he apuntado que podría (yo) vivir las relaciones como ejercicios, como experimentos. Vamos, sin dramatizar y todo eso. Es verdad. Cuando una ya ha vivido unas cuantas veces con quién se encuentra al final de un aparente torbellino desgarrador  (a una misma, hija, ya ves que aquí estoy otra vez, no hay para tanto, no dramatices), parece que toca soltar lastre y apretar el pulsador. Siguiente. Pero no me decido. Vaya, ahora mismo llueve.

3 comentarios:

  1. Parece fácil eso de no dramatizar, pero llevarlo a la práctica no es tan sencillo por mucha mente racional que tengamos. Ese corazón heridamente grande continuamente pide ser el centro de atención.

    ResponderEliminar
  2. Uffff, como siempre te explicas muy bien.
    Yo hoy dramatizando, me duele el brazo, jolines.
    Besossss

    ResponderEliminar