viernes, 25 de noviembre de 2016

...

Mutará la voz. Lo estoy notando. Igual que crece la desconfianza. Con todo el ruido externo escribimos TQM, XD, OK, y mutilamos las palabras, evaporamos los signos de puntuación. Este código que me deja tan fría. Desaprendemos el correcto manejo de la adecuación del mensaje al receptor. Y enviamos iconos amarillos que regalan corazones al recién conocido, a tu jefa. Por eso no sé besarte si te veo. Tanto derroche de amor digital, tanta inadecuación de tanto signo. Se me ha enredado el abrazo hacia adentro. ¿Te das cuenta? Ya no sé hablar en las primeras citas. Mutará la voz. Será una reliquia. Habrá aldeas de salvajes como en un mundo feliz. Con perfecta dicción declamarán a Shakespeare. Organizarán safaris para oírlos. Estos últimos días se me atascan las palabras. Tengo restos abortados en las encías. Serán los ojos nuestra última esperanza. Y eso que no quería acabar con esta palabra, que muerde a derrota.

3 comentarios:

  1. Pues si, mutaremos la voz sin darnos cuenta.
    Menos mal que yo, eunque sea de viejos, sigo tatareando mis canciones, ha habido unos dias que mi garganta estaba callada y me preguntaba es bueno? Sera malo?
    En cuanto a los emoticonos yo sigo regalando a diestro y siniestro aunque las palabras las sigo poniendo enteras, eso si con alguna falta de ortografía 😌😌😌

    ResponderEliminar